Nuestra Historia

Manuel y Beatriz se enamoraron cuando ambos laboraban en un hotel de Cancún. Aunque estaban en áreas diferentes, el trabajo de ambos tendría que ver con algo que es pieza clave en sus vidas: la atención al cliente.

La historia de estos apasionados del servicio y creadores de Los Benes tiene una peculiaridad: Recién casados, Manuel recibió una oportunidad: una gerencia de Alimentos y Bebidas en Veracruz. Esa fue la primera de 9 ciudades del país en las que Manuel y Bety vivieron como parte del desarrollo hotelero de él.

Previamente, Manuel cursó 5 años de estudios superiores en Estados Unidos, donde estudió Administración de Restaurantes y Artes Culinarias. Siempre tuvo la “cosquilla” de tener su propio restaurante aunque no sabía realmente bajo qué concepto… hasta el verano de 2010 en Puerto Vallarta, lugar de residencia de la pareja en ese momento.

Manuel regresaba de un viaje de trabajo de San Diego. El día anterior había desayunado Huevos Benedictinos y no le había “ido muy bien”. En el avión de regreso a México, escribió en su Blackberry más de 20 formas de servir este platillo. El texto permaneció en la “Black” de Manuel durante más de 2 años.

¿Ese sería el inicio de lo que es hoy Los Benes? ¡Sí! Nueve de esos veinte Benedictinos forman parte del menú actual del restaurante.

De regreso a Puerto Vallarta, Manuel le comentó a Bety de su idea: abandonar la hotelería y abrir un restaurante especializado en Huevos Benedictinos en Mérida.

La respuesta de Bety: ¿ “Estás loco?, nadie conoce eso en Mérida”.

Manuel continuó trabajando en hotelería durante año y medio más, aunque nunca se rindió tratando de convencer a su esposa de abrir su propio restaurante en Mérida bajo el concepto de los Benedictinos.

Manuel logró (y sí que lucho) persuadir a Bety un día de diciembre de 2011.

En los siguientes 3 meses Manuel y Bety trabajaron incansablemente en el desarrollo de su sueño: Los Benes, cuidando TODOS y cada uno de los detalles para que su idea culmine exitosamente, desde el logo, los colores, la distribución de espacios, el menú, el mobiliario hasta la variedad de los Benedictinos y los platillos del menú.

A principios de abril de 2012 sus ahorros ya se habían agotado, por lo que era prioritario abrir el restaurante al público. El 28 de abril del 2012, Los Benes abrió sus puertas: “Esa sensación y emoción de recibir a nuestros primeros clientes es incomparable” , recuerdan Manuel y Bety.

ImxBenesNuestra Historia